El patrimonio documental y bibliográfico de la Catedral

Catedral de Salamanca

El patrimonio documental y bibliográfico de la Catedral

Catedral de Salamanca

 
 

Archivo Histórico

08

A pesar de contar con dos piezas tan importantes como las donaciones del Cid y doña Jimena, debemos considerar el privilegio otorgado por Raimundo de Borgoña y doña Urraca al obispo Jerónimo en 1102, como el documento de mayor envergadura dentro de la extensa colección documental por ser el primer documento que trata sobre Salamanca conservado en el archivo de la catedral. Con él comienza el fondo documental del archivo y la primera donación real, iniciando un largo camino de relaciones con la monarquía. Este tipo de documentación es lo suficientemente extensa y valiosa como para obligarnos a hacer mención especial de su contenido. Conservamos privilegios, cédulas, provisiones, memoriales… La información que proporcionan no sólo afecta a la institución capitular, sino que nos informa puntualmente de todos los acontecimientos sucedidos en los reinos: la reconquista y la repoblación, los movimientos sociales y conflictos jurisdiccionales de época medieval, la expulsión de los judíos, la conquista de Granada, los acontecimientos internacionales, las guerras en Europa, las relaciones con el Pontificado, la expulsión de los moriscos, los cambios de dinastía… Prácticamente todos los monarcas mantienen correspondencia con el cabildo.

Otro capítulo que merece una mención especial es la documentación pontificia: bulas, breves… La cancillería pontificia ha emitido documentación a la Iglesia de Salamanca desde el pontificado de Alejandro III (1167-1176). Múltiples cuestiones han sido tratadas desde Roma: nombramientos de los obispos salmantinos (siempre mediante bula pontificia), funcionamiento y ordenamiento del cabildo, pleitos y concordias entre diferentes jurisdicciones, derechos del cabildo en sede vacante, cuestiones referentes a la percepción de los diezmos, consentimiento para recibir la décima a la monarquía, concesión de indulgencias, apoyo decidido a la obra de la catedral mediante la concesión de las vacantes para la fábrica, asuntos relativos a la bula de cruzada y al subsidio y excusado, los concordatos de 1753 y 1851… El volumen de documentación pontifica es considerable, pero, sobre todo, es una documentación relevante por su contenido

El obispo, como cabeza visible de la Iglesia de Salamanca, y asentado en su cátedra (de ahí el nombre de catedral), ha generado documentación diocesana que se custodia en nuestro archivo. Fruto de las relaciones entre obispo y cabildo poseemos información acerca de los diferentes pontificados, desde el primer obispo de la Restauración de la diócesis Jerónimo de Perigueux, hasta uno de los últimos obispos, Mauro Rubio Repullés. Diferentes cuestiones son recurrentes en la documentación de carácter episcopal: nombramientos y tomas de posesión, cartas y pastorales, concordias, compromisos y pleitos con el cabildo, enterramientos en la catedral, pontificales y espolios de los obispos…

Los libros de actas capitulares forman otra serie documental fundamental en el fondo del archivo, por cuanto reúnen el conjunto de sesiones celebradas por el Cabildo Catedral de Salamanca. En estas reuniones se estudia y determina todo tipo de asuntos concernientes a la catedral o asuntos en ella delegados. Estos actos junto a otros de diversos órganos catedralicios (deán, comisiones…) suponen el ejercicio del gobierno efectivo de la institución. Así mismo proporcionan una secuencia continua de prácticamente todos los hechos históricos, mentalidad y cultura… trascurridos, gracias a la periodicidad y constancia semanal de las sesiones. Los secretarios capitulares se esmeraban en transcribir las discusiones y acuerdos a que el cabildo llegaba. Esta serie documental se inicia en 1298, siendo probablemente unas de las actas capitulares más antiguas y completas de España. Es, sin duda, una de las series más consultadas por los investigadores que acuden a nuestro centro.

En este recorrido por el fondo documental del archivo debemos detenernos en otra documentación primordial para el estudio y conocimiento de la seo: los estatutos. La catedral es una institución que pervive desde hace nueve siglos, por lo que la comprensión de su ordenamiento y funcionamiento no resulta fácil si no acudimos a estas normas básicas de la institución, que proporcionan una información sustancial acerca de los cambios acaecidos en ella a lo largo de los 900 años de historia. Los primeros estatutos datan de 1345 siendo obispo Juan Lucero.

09

Otra documentación significativa son los calendarios de la Catedral de Salamanca, elaborados en pergamino y en gran formato. Comprenden un período cronológico que va desde 1480 hasta 1888. Estos registros señalan día a día las asistencias y ausencias del personal capitular, así como acontecimientos particulares como la muerte de algún prebendado, las tomas de posesión… En el primer folio suele aparecer la lista de los cargos del cabildo: dignidades, canónigos, racioneros y medio racioneros distribuidos en los dos coros. Esta primera información es de gran ayuda para localizar en cada época al alto clero que ejerció en la catedral.

Sin duda, abunda la documentación que tiene un carácter económico y patrimonial. Prácticamente desde los comienzos de la institución capitular, el volumen de propiedades del cabildo fue aumentando hasta convertirse en uno de los mayores propietarios de casas y tierras en la ciudad y campo salmantino; bienes urbanos y territoriales que necesitarán de un registro y control. Para su buena gestión estos datos han quedado recogidos en los libros de propiedades. Comienza esta serie documental en 1401. Los libros se crearon con el objetivo de controlar las rentas que cobraba la Iglesia de Salamanca por las propiedades que poseía en arrendamiento, para saber en todo momento, qué posesiones tenían, dónde estaban localizadas, a quién se tenían arrendadas, durante cuánto tiempo y por qué cantidad de dinero. Otra serie interesante para conocer las propiedades del cabildo son los libros de cuentas y rentas de propiedades, que comienzan en 1630. La información que proporciona esta documentación permite reconstruir la fisonomía urbana de la ciudad y la estructura del campo salmantino. En esta parte, dependiente de la contaduría, hallamos otros muchos tipos de documentos: registros e informes de la junta consultiva de seises; normativas económicas; justificantes o expedientes de cuentas así como libros contables de todas las administraciones económicas; memoriales y solicitudes (activas y pasivas); relaciones de débitos; distribuciones capitulares; cuentas de subsidio, excusado y otros tipos impositivos; cuentas de espolios, anualidades y vacantes…

Dentro de esta última sección, podemos destacar los libros de los diezmos que gozaba la catedral en la diócesis, con todos los subproductos que este tipo impositivo generaba (préstamos, veintenas, cuartos dezmeros, raciones, etc.). Proporcionan información de las distintas poblaciones de Salamanca, e incluso de algunas zonas de Zamora, Ávila y Valladolid. El primer libro de los préstamos data de 1265; y posteriormente merecen ser destacados la memoria de los préstamos de 1417 y el libro de veros valores de 1596. En este mismo sentido esta documentación posibilita el desarrollo de la historia local de muchos municipios salmantinos durante siglos. La toponimia tiene en el archivo razón del origen de nombres de poblaciones, caseríos, puntos de la orografía (montes, fincas,…) o apellidos.

Otra documentación digna de reseñar especialmente en este elenco económico es la documentación de fábrica de la catedral. Al igual que otras administraciones cuenta con expedientes y libros contables. Centrándonos en estos últimos podemos destacar, por una parte los libros de fábrica general y antigua (desde 1499 hasta 1898) y por otro libros de fábrica nueva (desde 1661 hasta 1785), sin olvidar los auxiliares a estos (de libramientos y de cargaremes). Aunque no contable, a esta documentación se le podrá asociar la colección de planos, dibujos e informes técnicos de los distintos elementos constructivos de la catedral que igualmente se conserva en el archivo. Todos estos documentos fabriles serán imprescindibles para realizar estudios de arte, musicología, economía, sociología, biografía, cuestiones agrarias y locales, historia de la universidad, etc.

La institución catedralicia, comprende un conglomerado de instituciones con entidad jurídica propia que actúan en su seno. Algunos ejemplos son los siguientes: Comunidad de Capellanes de Coro, Casa de Aprobación, Capellanes de Santa Bárbara, Colegio de Niños de Coro, Colegio de Carvajal, Hospital de Niños Expósitos…, capellanías, memorias, obras pías, (Capellanía del Tesorero Ordóñez, Capellanía de Xerique, Capellanía Antigua de Parada …), etc. La documentación generada por estas entidades acabará integrándose dentro de los fondos en el archivo de la catedral. Posibilita los estudios de religiosidad popular, beneficencia… o genealogía.

A través del fondo documental del archivo también podemos tener una imagen aproximada de las relaciones institucionales del cabildo catedral con el resto de entidades de Salamanca y de fuera: ayuntamiento, universidad, Clerecía de San Marcos órdenes religiosas y militares… Esta cuestión se aprecia a través de pleitos, concordias y compromisos entre instituciones.

En resumidas cuentas, es otra documentación que resulta interesante para conocer no sólo la historia del cabildo, sino también el devenir de estas otras instituciones y de la propia historia local o incluso regional.

 

Fondo de Música

12a

La Catedral de Salamanca fue uno de los principales focos musicales de la Península Ibérica, debido a la existencia de una cátedra de música en la vecina universidad desde el Medievo, y la posibilidad de que los maestros de capilla de la catedral ocuparan sendos puestos al mismo tiempo, situación que se dio muy frecuentemente.

Como consecuencia de que una de las principales obligaciones del maestro de capilla era la de componer obras adecuadas al culto de la Iglesia, el archivo ha recopilado una gran cantidad de piezas musicales en sus anaqueles. En consecuencia el fondo musical de la catedral contiene obras de compositores asalariados de la seo tan destacados como Juan Navarro, Sebastián de Vivanco, Juan de Torres Rocha, Tomás Miciezes, Antonio Yanguas, Juan Martín, Sebastián de Vivanco y Manuel Doyagüe. Del mismo modo el esta sección se ha enriquecido con melodías de otros autores como Palestrina, José de Torres, Francisco Guerrero, Cristóbal de Morales… o Tomás Luis de Victoria. Algunas de estas obras son piezas únicas en el mundo, y en su mayoría están inéditas.

La intensa actividad musical que aquí se desarrolló nos ha legado uno de los más importantes archivos de música sacra de toda Europa, con 76 cantorales de gregoriano (s. XIV-XIX), 13 libros de polifonía (s. XVI-XVIII) y más de 3500 partituras (s. XVII-XIX).

14
13

 
 

Biblioteca

En la actualidad, no podemos percibir todo el esplendor de la gran biblioteca que poseía el Cabildo Catedral de Salamanca en la época moderna. Aún así quedan hoy en día vestigios de aquella riqueza. Para comprender la magnitud e importancia que hacia el siglo XVI tenía la Biblioteca de la Catedral de Salamanca, debemos acudir a los inventarios de la biblioteca y a las donaciones de libros: inventario de 1275, testamento de Gonzalo de Vivero (1480), inventario de donación de Juan de Castilla (1514) e inventario de la biblioteca de 1533. Estos registros de archivo nos proporcionan una visión aproximada de la entidad de la biblioteca y sus extraordinarios tesoros bibliográficos.

Actualmente no existen en el fondo antiguo incunables, eso sí podemos destacar dos códices manuscritos muy interesantes: los evangelios de Fray Juan López de Salamanca y dos tomos de sermones de Santo Tomás de Villanueva del siglo XVI.
Sin embargo, no debemos desmerecer la actual biblioteca capitular, pues su fondo antiguo no deja de tener interés como biblioteca de consulta de los estudios que se realizan en el archivo. Está formada por unos 4.000 volúmenes, aproximadamente 300 de ellos pertenecientes a los siglos XVI y XVII. La mayoría de las obras tienen un componente religioso, aunque la temática también abarca una diversidad de campos como la historia, la geografía, el derecho, la filosofía, la literatura… Además sus obras se encuentran en una amplia variedad de idiomas: latín, griego, castellano, francés, italiano, alemán, portugués e inglés.

11

Asimismo se puede apreciar una importante presencia de los clásicos griegos y latinos en nuestra biblioteca: Homero, Aristóteles, Platón, Tucídides, Herodoto, Cicerón, Suetonio, Plutarco, Terencio, Salustio, Virgilio, Julio César, Tito Livio, Quintiliano, Plauto, Séneca, Esopo, Boecio, Ovidio… 
Debemos destacar también la importante colección de libros litúrgicos: misales (de tres tipos: misal mozárabe, missale salmanticensis –1563- y el romano tridentino), breviarios, pontificales, ceremoniales, leccionarios, rituales, etc.

La Biblioteca de la Catedral de Salamanca posee además un fondo moderno de más de 7000 volúmenes. Tiene una gran variedad temática: obras de referencia, archivística, biblioteconomía, liturgia en rito hispano-mozárabe, arte, historia (de Salamanca, Castilla y León, España…), arte e historia de las catedrales, estudios institucionales, música y musicología, derecho, teología… Gracias a las donaciones de instituciones y particulares, así como a las adquisiciones de la catedral, se va reuniendo una colección interesante como biblioteca auxiliar a los estudios que en el centro se llevan a cabo, tanto para los usuarios que diariamente acuden al centro como para proyectos desarrollados por el personal técnico del archivo.

10

Finalmente, este centro cuenta con una hemeroteca compuesta por cerca de 102 títulos de publicaciones periódicas con entidad. Tiene una gran variedad temática, que podemos dividir en diferentes grupos: publicaciones eclesiásticas: Boletín Eclesiástico, El Católico, Revista de Derecho Canónico…; publicaciones oficiales: Gaceta de Madrid (desde 1797), Gaceta de Gobierno, Boletín Oficial de la Provincia (desde 1835), Boletín de Información del CIDA…; otras publicaciones: Ars Sacra, Anuario Musical, Revista de Folcklore…



Este recorrido por el patrimonio documental y bibliográfico de la Catedral de Salamanca es una buena prueba de la importancia del centro para el campo de la investigación y muestra la pluralidad, heterogeneidad y originalidad de la información que aporta a los estudios que aquí pueden realizarse.