Noticias

La “Puerta de la Misericordia” de la Catedral de Salamanca

Siguiendo el mandato del Papa Francisco dispuesto en la bula “Misericordiae Vultus” de 11 de abril de 2015 (MV. 3), el Ilmo. Cabildo ha señalado la denominada Puerta de San Clemente de la Catedral Nueva (el acceso de la fachada principal más próximo a la Plaza de Anaya) como la “Puerta de la Misericordia” del templo mayor de la diócesis salmantina. La puerta dará paso a la capilla del mismo nombre que ha sido preparada para poder recibir cómodamente a los fieles que deseen hacer uso de ella para ganar la correspondiente indulgencia.

A partir del día 13 de diciembre la puerta permanecerá abierta durante todo el horario habitual de apertura de la Seo, es decir, de 9:30 a 18:00 en horario de invierno y de 9:30 a 20:00 en horario de verano. La “Puerta de la Misericordia” permitirá el acceso libre de cualquier fiel al espacio sacro reservado para la oración, la adoración y la celebración del Sacramento de la Reconciliación. Respecto de éste último, se comunicará adecuadamente el horario disponible. Para un mejor servicio a la comunidad cristiana este acceso será utilizado exclusivamente por los fieles, habiéndose desplazado la entrada para el turismo a la Puerta de Ramos ya desde los últimos días de noviembre.

La Capilla de San Clemente ha sido dotada con todo lo necesario para convertirla en un lugar óptimo para el fin mencionado, incluyendo la presencia consoladora del Santísimo bajo la custodia del sagrario. Cabe destacar la presidencia del retablo por el Misterio de la Inmaculada Concepción, en una solución plástica ofrecida por Carlo Maratta que tiene como particularidad evidenciar visiblemente la expresión de la Misericordia Divina en el plan salvífico del Misterio de Dios, señalando la acción redentora del Verbo Encarnado en los brazos de la que fue preparada desde el primer instante de su concepción para acogerlo en su seno, que alancea con la cruz victoriosa a la serpiente antigua del pecado, la cual hasta ese momento se enseñoreaba sobre el orbe terráqueo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *